Origenes del Tarot

      No hay comentarios en Origenes del Tarot
Gema Zalvan
Sigueme

Gema Zalvan

Acerca de la Autora: Gema Zalvan at Tarot de Gema Zalvan
Soy Gema Zalvan, Vidente Natural, Tarotista y Astróloga. Investigadora incansable de temas Esotéricos y de Superación Personal. Mi trabajo de Tarotista me permite orientar a las personas con conflictos personales. Mi especialidad son los temas de pareja y Familia.
Dedicada a aprender para poder enseñar.
Gema Zalvan
Sigueme

Latest posts by Gema Zalvan (see all)

Los orígenes del Tarot

Origenes del Tarot

Investiguemos un poco los origenes del tarot.
Court de Gebelin, Eliphas Levi y sus seguidores pretenden que el Tarot es el libro sagrado de Thot.
En referencia a Hermes Trimegisto.
Contiene toda la tradición oculta de la humanidad.
Su antigüedad no puede remontarse más allá del siglo XII.
Del mismo modo, tampoco es cierto que fueran los gitanos quienes introdujeron el tarot en Europa desde Egipto.

Los gitanos insinuaron un origen egipcio y hablaron de su patria como del«pequeño Egipto», para lograr salvoconductos de los soberanos europeos.
Sin embargo, actualmente está demostrado que proceden de una zona que abarca las orillas del mar Caspio.
Si bien es cierto que en sus primeras migraciones anteriores al siglo I llegaron hasta la India, Turquía y Egipto.

ORIGEN CHINO

Tarot Chino

En un diccionario chino publicado en 1678, el Ching-tsze-tung, se cuenta que hacia el año 1120 un oficial propuso al emperador Huei-Song un juego de su invención.
Consistia en treinta y dos tabletas de marfil divididas en tres series de nueve piezas.
Algunas de estas tabletas estaban relacionadas con el Cielo, otras con la Tierra y el resto con el hombre o con nociones abstractas, como la
muerte.
Posteriormente estas tabletas de marfil también se fabricaron en hueso y en papel.
A pesar de que algunos consideraron que se trataba de un juego similar al dominó, la palabra phai con que se las designa significa «carta».
No obstante, estos juegos de cartas chinos son distintos de los nuestros.
Y también debemos añadir que las más antiguas cartas chinas conocidas son de principios del siglo XV.

ORIGEN HINDÚ

Origen del Tarot Hindu

Cnatto afirma que la baraja proviene del antiguo juego de ajedrez los cuatro reyes, el Chaturaji.
De el se derivó un juego de cartas que consta de diez series representando a los diez avatares de Vishnú.
Cada serie contiene 12 cartas: dos figuras, el rey y el visir, y diez cartas de puntos numeradas del uno al diez.
Todas estas cartas son. redondas, lacadas y muy pesadas.

Desde alli, nos fueron aportadas por pueblos nómadas que luego se denominaron gitanos o zíngaros.
Por otra parte, fueron los hindúes quienes copiaron o adaptaron las cartas europeas.
Cuando los primeros navegantes portugueses desembarcaron en las costas de la India ya hacía un siglo que en Europa se conocía el Tarot.

LAS CARTICELLAS

La primera referencia escrita que se refiere al Tarot con toda seguridad se remonta a 1227.
Nos dice que «los niños italianos son instruidos en el conocimiento de las virtudes mediante unas láminas que denominan carticellas».
Una muestra de estas carticellas, podría serlo el llamado Tarot de Mantegna o Cartas de Baldini.
Este tarot, en realidad no fue creado ni por Mantegna ni por Baldini, sino por Francesco del Cossa.
Fue grabado en Ferrara en la segunda mitad del siglo XV.

EL TAROT DE MANTEGNA

Tarot de Mantegna

Primeramente, digamos que del Tarot se conocen dos tipos.

El primero de los cuales considerado como el original fue grabado en 1460.
En segundo lugar, -la pretendida copia- en 1488.

Podemos decir, sin duda alguna que es mucho más bello que el original.
Se componen de cincuenta cartas de 10 x 18 cm, divididas en cinco series de diez cartas cada una.
Entre estas cincuenta láminas podemos reconocer algunas de las figuras del Tarot.

Las Figuras del Tarot de Mantegna.

En los origenes del Tarot es importante destacar el de Mantegna

Contenia figuras asimilables al tarot qe utilizamos en la actualidad.

El Emperador, El Papa, El Enamorado, El Carro, La Justicia. El Ermitaño, La Fuerza,
La Templanza, La Luna, El SoL El Loco.
La Sota de Espadas, La Sota de Copas y El Rey de Bastos.
Si bien existen algunas diferencias en los dibujos, también existen similitudes muy significativas.
Así ocurre por ejemplo entre El Loco y Misero, ambos con un perro mordiéndoles la pierna.
La Justicia, con la espada y la balanza.
La templanza trasvasando agua de una jarra a otra (o echándole agua al vino).
La Fuerza, que tanto se representa mediante una mujer dominando a un león como rompiendo una columna.
De todo ello podemos deducir que tanto las láminas del Tarot de Marsella, como las del de Mantegna poseen un origen común.
Muy bien podria cifrarse en las carticellas de 1227.
Por parte, en una fecha que ignoramos se añadieron los arcanos menores.
Las laminas de Mantegna serían las más antiguas que se han conservado.
Nadie puede creer que sirvieran para jugar.

PRIMERAS MENCIONES DIRECTAS

La primera mención directa sobre la baraja es de 1299 figura en un manuscrito escrito en Siena.

Pipozzo di Sandro titulado Trattato del governo della familia.
En el que se menciona la existencia de los naibis, que es el primer nombre con el que se conocen las cartas de juego.
Más adelante, en 1332, Alfonso XI de Castilla recomienda a sus caballeros que se abstengan de jugar a los naipes.
También a partir de 1310 proliferan en Alemania las prohibiciones contra dicho juego.
Lo que de momento resulta imposible averiguar con certeza es cómo se ideó el Tarot y
en qué otros juegos se inspiraría.
De entrada debemos eliminar las hipótesis sobre un origen oriental, árabe o egipcio.
Lo que ya resulta más difícil de explicar es la inclusión de los arcanos mayores, que además de ser inútiles para el juego lo complican extraordinariamente.
A medida que los naipes se popularizaron, la persecución religiosa contra su uso fue creciendo.
Los naipes fueron censurados en Castilla, Florencia, Alemania, París y el Norte de Italia.

El renacimiento del tarot

El renacimiento del tarot como herramienta espiritual tuvo que esperar a una época de mayor libertad.
El siglo de las Luces y la Revolución Francesa.
En 1781, un ilustrado francés, Antoine Court de Gébelin publicó una obra que reunía el resultado de dos décadas de investigaciones.
Le monde primitif. Gébelin, teólogo y francmasón, es considerado por esta obra como uno de los padres del ocultismo europeo.
En ella rescató el tarot del aparente olvido en el que estaba sumido.
Unió cartomancia y alquimia y declaró que el origen de la baraja se encontraba en el Egipto antiguo.
Según su teoría, el tarot es un antiguo libro egipcio, obra del dios Thot, que escapó de
la decadencia de la cultura del Nilo.
Para luego difundirse por diversos países.
El propio Gébelin relata así su primer encuentro con los naipes en 1775:

Juego y cartomancia

Estos aspectos, sin embargo, son solamente cáscaras que esconden la esencia del verdadero significado del Tarot.
Lo que lo hace tan interesante y valioso a los ocultistas es el hecho de que es un libro escrito en el lenguaje del simbolismo numérico y pictórico.
Enseña los principios de la sabiduría oculta, más antigua que la historia,.
Aquella que los sabios de cada generación han entregado a aquellos que realmente preparados para recibirlos.
Esta doctrina fue enseñada en escuelas de los templos de India, Persia y Egipto.
Ha sido escenificada en los misterios de Grecia, en la misa católica romana, y en los rituales de la Masonería.
Esta cubierta con un velo por innumerables alegorías sagradas y parábolas, ocultada en los credos, y oscurecida por los dogmas de teólogos.
Pero siempre será el espíritu viviente de la verdad detrás de la letra de la religión y la filosofía exotérica.

Gema Zalvan

Sobre Gema Zalvan

Soy Gema Zalvan, Vidente Natural, Tarotista y Astróloga. Investigadora incansable de temas Esotéricos y de Superación Personal. Mi trabajo de Tarotista me permite orientar a las personas con conflictos personales. Mi especialidad son los temas de pareja y Familia. Dedicada a aprender para poder enseñar.

Deja un comentario