Los Pitagoricos y los Numeros

Gema Zalvan
Sigueme

Gema Zalvan

Acerca de la Autora: Gema Zalvan at Tarot de Gema Zalvan
Soy Gema Zalvan, Vidente Natural, Tarotista y Astróloga. Investigadora incansable de temas Esotéricos y de Superación Personal. Mi trabajo de Tarotista me permite orientar a las personas con conflictos personales. Mi especialidad son los temas de pareja y Familia.
Dedicada a aprender para poder enseñar.
Gema Zalvan
Sigueme

Latest posts by Gema Zalvan (see all)

Como interpretaban los Pitagoricos los Numeros?

1.-Numerologia Pitagorica

2.-Paso del uno al Dos.

3.-Los demas Numeros.

4.-La Tetraktys

1.-Numerologia Pitagorica.

Queremos mostrar cual era la vision de la Numerologia Pitagorica.

Para la matemática moderna la unidad es el primer número.

Se obtiene partiendo de la unidad y añadiendo sucesivamente otra unidad.
No es lo mismo en la numerologia pitagórica.
La palabra mónada, designaba la unidad de la aritmética y la mónada, entendida metafísicamente.

“Mónada (del griego ????? monas, “unidad” de ????? monos, “uno”, “solo”, “único”),2? la fuente, o el Uno, de acuerdo con los pitagóricos, fue un término para Dios o el primer ser o la unidad originaria, o para la totalidad de todos los seres, con el significado de «sin división».

Para los pitagóricos, la generación de la serie de los números se relaciona con objetos de la geometría, así como con la cosmogonía.3? Según Diógenes Laercio, de la mónada se evoluciona a la díada, de ella a los números, de los números a los puntos, luego las líneas, las entidades de dos dimensiones, las entidades de tres dimensiones, los cuerpos y, culminando, los cuatro elementos, tierra, agua, fuego y aire, a partir de los cuales se construye el resto de nuestro mundo” Wikipedia..

2.-Paso del uno al dos.

El paso de la mónada universal a la dualidad no es tan simple como el paso del uno al dos por adición .
La aritmética pitagórica, conlleva tres operaciones directas: la suma, la multiplicación y la elevación a la potencia, acompañadas de tres operaciones inversas.
El producto de la unidad por ella misma es también la unidad, y una potencia de la unidad es también la unidad.
Así pues, sólo la suma permite el paso de la unidad a la dualidad.
Lo que significa que para obtener dos, hay que admitir que pueda haber dos unidades.

 Ahi tenemos el concepto de dos.

La mónada pueda perder su carácter de unicidad.
Filosóficamente se plantea el problema del monismo y del dualismo.

Metafísicamente el del Ser y  su representación, biológicamente el problema de la célula y de su reproducción.
Ahora bien, si se admite la unicidad intrínseca y esencial de la Unidad, hay que admitir que otra unidad no puede ser más que una apariencia.

Su aparición una alteración de la unicidad debida a la distinción que la Mónada
hace en sí-misma.
Igualmente la consciencia establece una distinción entre el sí y el no-sí.
Según el Vêdânta advaïta(advaïta = sin dualidad) esta distinción es una ilusión, la gran ilusión incluso, y no hay aquí otra cosa que hacer sino liberarse de ella.
No obstante no es ilusorio que esta ilusión existe, aún cuando sea posible ir más allá de ella.
Los pitagóricos decían que la díada estaba engendrada por la unidad que se alejaba o se separaba de ella misma.

Se dividía en dos; e indicaban esta diferenciación o polarización mediante diferentes palabras: diéresis, tolma.
Para la matemática pitagórica, la unidad no era un número, sino el principio, el arcano de todos los números, digamos el principio y no el comienzo.
Una vez admitida la existencia de otra unidad y de varias unidades, es de la unidad que van a derivar, por adición, el dos y todos los números.

3.-Los demas Numeros

Los pitagóricos concebían los números como formados y constituidos o representados por puntos dispuestos de manera diferente.
Definían el punto como la unidad posicionada, mientras que para Euclides el punto es aquello que no tiene partes.
La unidad era representada por el punto (sêmeion = signo).

Cuando el sistema alfabético de la numeración escrita fue adoptado, por la letra A o a, que servía para designar a la unidad.
Admitida la posibilidad de la suma de la unidad, se obtiene el dos, representado por los dos puntos extremos de una recta.

Y como sigue la historia

Se puede continuar añadiendo unidades y obtener, sucesivamente, todos los números
representados por dos, tres, cuatro… puntos alineados.
Se obtiene de esta manera el desarrollo lineal de los números.
Aparte del dos, todos los números enteros pueden ser considerados como suma de otros números.
Los números, empezando por el número tres, admiten además de la representación lineal una representación plana.
El número tres es el primero que admite además de la representación lineal una representación plana, gracias a los tres vértices de un triángulo (equilátero).
El número tres es un triángulo, o número triangular; es el resultado del acoplamiento de la mónada y de la díada.
Se tiene así con la trinidad la manifestación o la epifanía de la mónada en el mundo de la extensión.
1+2=3
Se puede también fácilmente reconocer que 1, 2, 3 es la única tríada de números enteros consecutivos en la que la suma de los dos primeros es igual al tercero; en efecto la ecuación:
x + ( x + 1) = x + 2 admite como única solución: x = 1

Concluyendo, la tríada, la santa trinidad, no puede obtenerse más que por la suma de la mónada y de la díada.

1.-La Tetraktys.

Los pitagóricos llamaban tetraktys todo conjunto o suma de cuatro cosas.

Tetraktys
 
En un fragmento de Espeusipo se puede leer que el número diez contiene en sí la variedad lineal, plana y sólida del número, porque 1 es un punto, 2 una línea, 3 un triángulo y 4 una pirámide.
Filón el Judío, dice que cuatro son los límites de las cosas: punto, línea, superficie y sólido.

Geminus dice que la aritmética está dividida en teoría de los números lineales, planos y
sólidos.
La perfección, o la conclusión de la manifestación universal, se alcanzan con el número diez, que es la suma de los números hasta cuatro.
La década contiene el todo, como la unidad, que contiene el todo potencialmente.

 

.

Gema Zalvan

Sobre Gema Zalvan

Soy Gema Zalvan, Vidente Natural, Tarotista y Astróloga. Investigadora incansable de temas Esotéricos y de Superación Personal. Mi trabajo de Tarotista me permite orientar a las personas con conflictos personales. Mi especialidad son los temas de pareja y Familia. Dedicada a aprender para poder enseñar.

Deja un comentario