Dar Para Recibir

Sigueme
Últimas entradas de Gema Zalvan (ver todo)

Dar para recibir.

La generosidad como método de seducción.

Somos realmente generosos o actuamos la generosidad?

Dar para recibir

Si le pregunto a la mayoría de las personas, incluida yo, si son generosas con los demás, casi todos me dirán que si .

Y en verdad me lo creí también.

Me encontré muchísimas veces pensando o discurriendo acerca de lo mal agradecidas que son las personas.

Seguramente querido lector, tu también lo has hecho o te ha pasado.

Ahora bien, si todos somos agradecidos, cual es la razón por la cual nuestro mundo esta patas para arriba?

No olvidemos que estamos trabajando con la sombra, con aquello que nos horroriza de nosotros mismos, con lo que no queremos ver.

Y el otro es mi espejo.

No te asustes amigo, que este es un camino de salida, y sigue reflexionando conmigo.

Concordarás  que algunas veces, jugamos el juego de si A entonces B.

Traducido sería si soy generoso con los demás, ellos lo serán conmigo.

Y no nos funciona.

Dar para Recibir.

Es que en pos de ser “buenos”, y para lograr resultados, hacemos cosas que en verdad no queremos por eso utilizamos el dar para recibir.

Nos sentimos obligados a hacer.

Suenan voces en nuestro interior que nos dicen -Tienes que hacerlo!-Tienes que dar si quieres recibir!!

Pero…¿Queremos hacerlo?

Aqui está la madre del problema.

Porque nunca nos hicimos esa pregunta…desconocemos la respuesta.

Si estamos rodeados de personas mal agradecidas, es que realmente y en el fondo, no queríamos hacerlo.

Lo hicimos obligados, por la sociedad, por las normas, por las reglas, por lo que sea.

Pero no era nuestro deseo interior, aunque no nos guste no lo era.

Solo fue moneda de intercambio, y créeme que es importante que lo veas y lo pongas en blanco.

Nos enseñan a no ser egoístas porque es malo, y desarrollamos una forma de egoísmo mas rebuscada.

En algún momento de nuestra vida las necesidades del otro, se volvieron mas importantes que las nuestras.

Si doy recibo.

Pero lo difícil es entender cuando estamos dando algo, y cuando estamos haciendo un intercambio.

Donde más claro lo vemos es en las relaciones de pareja.

Seducimos al otro mostrándole lo maravillosos que somos.

El otro dice, fantástico! encontré a alguien que me va a nutrir.

Salió mal, porque terminamos hartos, hartos de dar sin recibir nada!!

Pasa esto por el tamiz de cualquier relación, y veras como funciona.

Queremos ser buenos y que nos quieran.

Generosidad vs egoismo

Mentimos y nos mentimos, porque no nos animamos a reclamar nuestros derechos.

Que venga el príncipe a rescatarme!! Y el príncipe viene, y nos rescata, pero despues nos quiere cobrar el peaje.

Las relaciones no son un negocio en el que realizamos un intercambio de una cosa por otra.

En el fondo, tenemos miedo que no nos quieran si somos como somos.

Un Cuento de Dar o un Cuento de Recibir?

Había una vez, una mujer que no podía sostener una pareja.

Los hombres huían espantados, o ella hacia algo para que salieran disparados.

Y que hacia?

Los ponía a prueba.

Era generosa con ellos, les ayudaba, los contenía, pero en algún momento, disparaba una situación para cobrarse la deuda.

Y luego lloraba porque no la querían lo suficiente.

No se quería, no se valoraba y esperaba que otro lo hiciera por ella.

Hacia esto en todas sus relaciones, familiares, amigos y pareja, todos en algún momento tenían que cruzar el infierno por ella.

No damos de corazón, damos para recibir lo mismo.

Y créeme, no funciona.

No funciona poner a otros primero en nuestra lista de prioridades.

Salvo que seamos personas muy evolucionadas, cuando nos quitamos de algo para darlo a otros, duele.

Recuerdo ahora una frase que decía siempre mi padre:

-Dar hasta que duela!

Ya no está en este mundo, pero le preguntaría : Por que?

Por que tenemos que dar hasta que nos duela? hay que dar para recibir?

Si nos duele no estamos siendo generosos, estamos siendo interesados.

Esa no es la idea, porque sabes que, terminaremos enojados y resentidos.

Te invito a revisar cuanto de esto hay en tu vida.

No estamos obligados a dar nada a nadie, si realmente no queremos.

Suena fuerte verdad? Pero si lo pensamos un poco es así.

Tenemos que poder elegir si dar o no.

Y cuando elegimos no hay sufrimiento.

Este es un mundo hipócrita, en el que por ejemplo, tenemos a la Iglesia Católica, enseñando que tenemos que dar, mientras el oro se cae de las paredes del Vaticano.

No se entiende nada la verdad!

Revisemos el concepto antes de echar mano a nuestra inmensa generosidad, si vamos a da algo, que sea sin esperar nada a cambio.

Porque si, porque nos da la gana, o porque no, porque no queremos.

Somos como somos, y tenemos que aceptarlo, alcanzar la felicidad es despertar.

Pero si lo vemos todos los días si A, entonces B.

Madre mía! el enojo que pillamos cuando la ecuación no funciona.

Es mejor pensar antes de dejarse llevar por el impulso, que llorar después.

Preguntas que te aclaran si quieres o no dar para recibir.

1.-Realmente quiero hacer esto?

2.-Obtendré algún beneficio si lo hago o espero obtenerlo?

3.-Me sentiré mejor después de hacerlo

4.-Estoy tratando de endeudar a alguien?

Escribe las respuestas y verás con claridad cuál es tu verdadera intención.

No estoy hablando aquí de rescatar a alguien de algún peligro, es mucho más profundo.

Y luego de ver, no te culpes si te das cuenta que no eres tan generoso como creías, o esperabas.

Porque para recibir, tenemos que dar de corazón, sin pensar en la devolución.

Y eso requerirá un trabajo intenso con la sombra.

Como desarrollar Confianza y Seguridad?

Aprende a decir que No

 

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hola, si deseas hacer una consulta de pago, visita https://gemazalvan.com/servicios/, si deseas una videncia gratis por mail https://gemazalvan.com/tarot-gratis-por-mail/.
Si tienes otro motivo, dinos en que te podemos ayudar?