Arbol de la Vida Sefirotico

Gema Zalvan
Sigueme

Gema Zalvan

Acerca de la Autora: Gema Zalvan at Tarot de Gema Zalvan
Soy Gema Zalvan, Vidente Natural, Tarotista y Astróloga. Investigadora incansable de temas Esotéricos y de Superación Personal. Mi trabajo de Tarotista me permite orientar a las personas con conflictos personales. Mi especialidad son los temas de pareja y Familia.
Dedicada a aprender para poder enseñar.
Gema Zalvan
Sigueme

Latest posts by Gema Zalvan (see all)

Como se Ordena el  Arbol de la Vida

El modelo del Arbol de la Vida Sefirótico ordena de manera prototípica las fuerzas de la creacion.

Muestra el descenso de las emanaciones espirituales que conformarán posteriormente aquello que vulgarmente llamamos materia, o plano físico, o hylico.

Si nos familiarizamos  con estas energías, podemos ir tejiendo el sentido analógico de vibraciones y correspondencias.

Esas vibraciones, mantienen ligado al Universo entre sí en sus aspectos visibles e invisibles, materiales o inmateriales.

El propósito es ir ascendiendo a otros planos de identificación con el Ser Universal por medio de los vehículos herméticos y la doctrina tradicional.

Correspondencias Astrologicas y Alquimicas.

Veamos las correspondencias astrológicas y alquímicas del diagrama del Arbol de la Vida Sefirotico..
También incluimos en él a En Sof (Sin Fin), que se halla por encima de Kether.

Simboliza el No-Ser, lo auténticamente metafísico y supracósmico, incluso lo no manifestado ni siquiera como Principio.

Arbol de la Vida Sefirotico

Con el objeto de ir “cargando” las esferas del Arbol de la Vida, agregaremos algunos elementos.

Nos referiremos a su relaciones astrológicas.

Ellas están vinculadas con las nueve esferas de la cosmogonía tradicional, siete de ellas correspondientes a los planetas.

En Sof, el No-Ser, asimilado por los cabalistas muchas veces a la Nada supraesencial, es decir, a la Vacuidad, se encuentra más allá del firmamento.
A él se llega atravesando a Kether, al que puede atribuirse el simbolismo de la estrella polar, como Puerta de los Dioses.

Es la verdadera piedra filosofal de la que pende la plomada del Arquitecto del Universo.
Este astro reina en el empíreo, sitio del fuego puro y eterno.

Lugar del cielo en que los arcángeles, ángeles y bienaventurados gozan de la presencia perenne de la Suprema Deidad.

En él converge el eje central, siendo las estrellas fijas e incorruptibles asimiladas a Hokhmah.
A Binah se le relaciona con Saturno o Cronos, el Tiempo Vivo y siempre presente, que devorando a sus hijos.

La creación entera, la regenera perennemente y hace posible que los seres
manifestados regresen a su inmanifestada morada eterna.

Siendo éste el padre de Zeus o Júpiter –Rey del Olimpo– que como Hesed gobierna y legisla la Creación entera.
Gueburah, el riguroso destructor, es asimilado a Marte, dios guerrero.
Y Tifereth, la Belleza divina, Centro de Centros, se relaciona claramente con el Sol, dador de la vida, luz y calor.

A través de el accedemos a aquellos mundos superiores.

Planetas Interiores

Los tres planetas interiores,  con respecto a la Tierra más cercanos que el Sol, y cuyos ciclos son más rápidos.

Son colocados en el mundo de Yetsirah, y se relacionan con las esferas de este plano.
Netsah, corresponde a Venus.

La diosa del Amor, amante de Marte, a quien “desarma” por el delirio pasional.
Ella, como las Musas y las Gracias, es inspiradora de los artistas.

Da la victoria a los que la comprenden, siendo emisaria de la belleza y de la unión.

Hod es relacionado con Hermes-Mercurio.

El rápido mensajero alado de los dioses, que distribuye en la Tierra sus enseñanzas y señales.
Se lo ve representado con alas en los pies, que se refieren a su velocidad y a su relación con lo que vuela.
Tambien con el símbolo del Caduceo, las dos serpientes que ascienden por el eje vertical, las que tienen un par de alas que nos indican su aspecto volátil.

Ell símbolo de la medicina, pues Hermes-Mercurio –y los dioses, ángeles y espíritus que se le relacionan– ha sido siempre considerado como un médico de cuerpos y almas.

El curandero divino, promotor de los ritos y la muerte iniciática, gracias a la cual
recuperamos la salud.
Finalmente, a Yesod se le asigna la Luna

La reina de la noche, vinculada con la madre celeste, la ilusión de las formas, las aguas inferiores y los mares –así como con todos los líquidos– y sobre todo con la fecundación y la fertilidad.

Gema Zalvan

Sobre Gema Zalvan

Soy Gema Zalvan, Vidente Natural, Tarotista y Astróloga. Investigadora incansable de temas Esotéricos y de Superación Personal. Mi trabajo de Tarotista me permite orientar a las personas con conflictos personales. Mi especialidad son los temas de pareja y Familia. Dedicada a aprender para poder enseñar.

Deja un comentario